Principios Bautistas
 Menu Quienes Somos?
 

Los Bautistas, somos una Denominación Cristiana Evangélica que, no obstante compartir una identidad amplia con el mundo evangélico, tenemos siete principios que nos han caracterizado a través de nuestra historia, en cualquier contexto socio-político en que nos encontremos.

1. El Principio Cristológico: El Señorío de Cristo.

El pueblo denominado bautista, surgió a raiz de un esfuerzo por poner
en obra este principio neotestamentario. En un sentido todos los otros principios que mencionaremos son satélites de éste.

2. El Principio Bíblico: La Autoridad del Nuevo Testamento.

Las iglesias bautistas consideran la Biblia como la fuente de autoridad. Ella es nuestra única regla de fe y práctica. La Biblia es la revelación "objetiva" que sirve como guía y control de las experiencias "subjetivas" del individuo y de la congregación.

3. El Principio Eclesiástico: Una Membresía Regenerada.

En la eclesiología bautista, lo bíblico-teológico, preceden a lo sociológico. El principio cardinal de los bautistas con respecto a la iglesia, es la insistencia en una membresía regenerada. Los bautistas no buscan feligreses nominales sino creyentes comprometidos, cuyo punto de partida en la vida cristiana es el nuevo nacimiento o la conversión.

4. El Principio Sociológico: Un Orden Congregacionalista.

Cada Congregación se gobierna a sí misma. Creemos en la igualdad social y en la ausencia de "elitismos". Creemos que el ser humano que se entrega completamente al señorío de Cristo, no puede tener otro concepto sociológico. Por eso creemos en la igualdad de todos los seres humanos ante Dios. Creemos en la autonomía de la iglesia local; En su autogobierno, en su autofinanciamiento y en su autopropagación.

5. El Principio Espiritual: La Libertad Religiosa.

El papel preponderante de los bautistas en pro de la libertad religiosa es su contribución más grande al protestantismo. La concreción de este principio en la historia política es un logro bautista. La libertad religiosa es nuestra ineludible vocación. En términos prácticos este principio significa que cada ser humano tiene derecho a adorar a Dios, según el dictamen de su conciencia y que el Estado no debe ser confesional, garantizando el ejercicio de la libertad religiosa para todos sus ciudadanos.

6. El Principio Político: Separación Entre La Iglesia y El Estado.

El principio anterior, la libertad religiosa, sólo puede ser garantizado, por el principio político, la separación de la iglesia y el Estado. Este principio es otro trofeo bautista. Algunos han mal interpretado este principio bautista, señalando que promueve el secularismo. Sin embargo, la lucha bautista no se ha realizado para librarse de la religión, sino para librar a todos para la religión. Creemo en un Estado no confesional.

Creemos que el Estado tiene un rol específico y debe cumplirlo, en beneficio de toda la sociedad respetando su diversidad, religiosa, cultural, filosófica etc. Lo anterior no impide la cooperación entre entidades eclesiásticas, en proyectos cuyo objetivo esencial sea promover la dignidad humana y aliviar su dolor.

7. El Principio Misionero: La Evangelización y la Responsabilidad Misionera.

Los Bautistas se sienten responsables de cumplir la Gran Comisión que Jesús entregó a sus seguidores. Creemos que el mundo sería diferente, si aplicaramos en el diario vivir los principios del Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. Pero eso no es posible en tanto el ser humano no esté reconciliado con Dios, consigo mismo y con su medio ambiente. Creemos que la evangelización debe hacerse con respeto a las diversas culturas autóctonas, a fin de preservar todo lo positivo de ellas e iluminar y transformar aquellos aspectos que denigren la vida humana, y que impiden la plena y diáfana imagen del Creador en su creatura.

Fuentes: Iglesia Bautista Parque Apoquindo, Chile - http://www.iglesiaapoquindo.cl